Desvela Tu Sino : El Asedio de los Muertos : Página 1
Bienvenido, visitante
Iniciar sesión|Registro
Avatar de usuario

El Asedio de los Muertos : Página 1


-¡Hala! Nunca había visto tantos juntos... ¡Jeje! ¡A esos les baila la tripa!

-Aparta, Marcos. A tu edad no es bueno ver estas cosas...

-¡Oh, por el amor de Dios, Cata!- Sebastián miró de reojo al niño jugando con el perro, apartado de la ventana. Añadió susurrando- Poco habrá de lo que vea que sea peor que lo de su casa. Déjale que se entretenga, mujer...

-De todas formas, el crío tiene razón- Sergio tenía el aplomo del soldado veterano-, hay más. Muchos más. Y nuevos.

-¡Pues yo sólo veo la misma mierda que todos los días! Deberíamos salir ahí y darles un escarmiento, enseñarles quién manda- Pedro reforzó su afirmación golpeando la palma de su mano con el puño cerrado.

-Sí, claro... Los haremos huir con tus gallos, señor casi tengo barba. Yo también creo que son más que otras veces- apoyó Mónica a Sergio, ignorando el conato de respuesta de Pedro-. Esos hinchados no los había visto nunca- parecía que hacía años del último día normal que había vivido como maestra en el mismo colegio en que llevaban tres días refugiados-. Y fijáos en aquellos grandones... Mulo, ¿tú qué dices?

Era una pregunta retórica. La montaña de músculos de tez cetrina no había dicho una sola palabra desde que llegó. Sólo se comunicaba por gestos, cuando lo hacía. En esos momentos miraba por la ventana del primer piso, como el resto, cómo una marea tambaleante de cadáveres avanzaban hacia el edificio desde todas las calles circundantes. Se giró hacia Mónica. Su gesto fue claro. Sin esperar a nadie, echó a andar hacia la escalera.

-Ése parece que ya ha decidido qué hacer- comentó Sergio, con cierta envidia.

-¡Está loco! ¡¿Qué pretende?!, ¡¿salir corriendo?! ¡¡Yo me quedo aquí!!- Catalina se plantó con los brazos cruzados.

El rugido de la furgoneta llegó desde el patio, acompañado por unos pitidos apremiantes.

Foro
Blog
¿Quiénes somos?
Libro-juegos
Condiciones Legales
Contacta con nosotros