Desvela Tu Sino : Encuentros en la Guerra : Página 1
Bienvenido, visitante
Iniciar sesión|Registro
Avatar de usuario

Encuentros en la Guerra : Página 1


Halcón saboreaba sin atención una de las barritas energéticas que desde hacía días constituían la parte más sabrosa de su dieta. Esa mañana empezaba oficialmente su misión, no podía perder más tiempo cazando las alimañas que le habían proporcionado carne días atrás. Hacía mucho que no probaba una fabada en condiciones. Esperaba poder disfrutar de un generoso permiso al acabar allí, si es que lograba volver con vida.

Estaba en los Balcanes, en la peor guerra que había conocido a lo largo de su dilatada experiencia como miembro de los equipos de élite. Los combates eran especialmente cruentos. Tenía toda la carga emocional y violenta de las más incivilizadas de las guerras, aquellas en las que levantan armas hermanos contra hermanos, amplificada por el rechazo a la reciente ocupación comunista y el control por los oleoductos que conectaban Asia con Europa. Guerrillas, francotiradores en cada esquina, recelos, odio,... Lo tenía todo.

Se encontraba en la ladera de unas montañas, a cubierto por el bosque de coníferas propio del clima continental de la zona. La niebla bajaba de las cumbres envolviendo las aldeas con sus zarcillos etéreos. Por suerte para Halcón todavía era otoño. El día amanecía gris, lluvioso y la humedad le calaba hasta los huesos. Pero por lo menos el frío que le atería era todavía "suave" comparado con el que habría hecho un par de meses más adelante.

Le habían ordenado una misión como muchas otras que había ejecutado. Debía localizar y sabotear una base aérea enemiga en aquella región, indetectable para la aviación de los aliados. Se permitió sentir un punto de orgullo. Se lo habían encomendado a él en exclusiva porque esperaban que cumpliese la misión a toda costa. El entrenamiento, la dieta - junto con las pastillas que le suministraban - lo hacían excepcional. Aunque también era dolorosamente consciente de la voluntad de los mandos para minimizar las bajas.

Tenía carta blanca para llegar a su objetivo. Conocía las coordenadas estimadas donde debería encontrarse la base enemiga, aunque eso no le daba ninguna garantía. Los paisanos de la zona seguro que le podían dar información de primera mano, pero no estaba seguro de que no le recibiesen a tiros.

Foro
Blog
¿Quiénes somos?
Libro-juegos
Condiciones Legales
Contacta con nosotros