Desvela Tu Sino : Semilla de Mutación : Página 1
Bienvenido, visitante
Iniciar sesión|Registro
Avatar de usuario

Semilla de Mutación : Página 1


Era toda una revolución. Había sido sólo una evidencia difícil de demostrar, y más difícil aún de ser reconocida. El descubrimiento del profesor Martín había trastocado el conocimiento científico de la biología por completo. Merced a una gran coincidencia combinada con una chispa de curiosidad.

Ante sus ojos, la especie sin catalogar traída de los oscuros rincones del Amazonas, había asimilado a otra distinta, adaptándose. No era una simple ingesta de nutrientes. Tampoco una metamorfosis al uso, a diferencia de los renacuajos o las pupas de los insectos. La asimilación había sido completa.

Tenía el laboratorio lleno de especímenes vivos y muertos a la espera de ser estudiados, catalogados, censados y archivados. Era una situación habitual para un taxonomista. Había demasiadas especies por descubrir, por estudiar, por identificar, para tan pocos colegas de profesión, que el trabajo se apilaba durante meses, incluso años. Se solía dar la paradoja de la extinción de la especie en el lapso entre su descubrimiento y su clasificación, a todas luces desmoralizante. Porque aquél era otro problema habitual que a Martín le impedía conciliar el sueño. Eran los nuevos Noé, rescatando del olvido a cuantas especies pudiesen antes de que desapareciesen por completo de la faz de la Tierra.

Allí estaban esas cosas, compartiendo habitáculo. Se suponía que ambas, vegetarianas y mansas, no tendrían problemas en cohabitar. De hecho, no los tenían... El metamorfo, como lo llamaba desde entonces, se había acercado, extendiendo un palpo con curiosidad. De improviso, el insecto gigante se encontró dentro del metamorfo sin que el profesor pudiera - o quisiera - hacer nada. Se lamentó por la pérdida y marchó a casa cabizbajo. Al día siguiente, en el mismo compartimento, volvía a haber dos especímenes, similares entre ellos, sin duda relacionados con los habitantes previos, pero evidentemente distintos.

Ahora Martín y sus metamorfos eran famosos, el descubrimiento del siglo junto con el bosón de Higgs. Tardó cinco años en comprobar y revisar sus resultados, y otros tantos en que se los publicasen. Pero no había duda. Los metamorfos tenían medios de adaptación completamente extraordinarios. Por supuesto, esto también atrajo la atención de gobiernos, grandes empresas, instituciones,... En concreto la oferta de los tipos de Plasma Corp. era demasiado tentadora como para no considerarla.

Foro
Blog
¿Quiénes somos?
Libro-juegos
Condiciones Legales
Contacta con nosotros